Edición Nº 488 21 de January
Lo que pasó en Tiempo de Seguros
Dr. Osvaldo Burgos
Abogado

Posteriormente continuamos el análisis de este espinoso tema desde la óptica jurídica, contando con la autorizada palabra del Dr. Osvaldo Burgos, abogado y especialista en derecho de seguros.

TdS: Osvaldo, estamos en una situación complicada, porque después de charlar con Marcelo Garasini vemos que el panorama no es muy halagüeño, así que recurrimos a vos para que, desde tu conocimiento de la ley, nos digas qué puede hacer un consumidor para defender su derecho a la libre elección.

OB: Estaba escuchándolo atentamente, y él terminó diciendo "recordemos que en el 2001 los bancos se quedaron con la plata", y eso me quedó, porque tiene que ver con algo sobre lo que yo escribí alguna vez.

Es interesante cómo cada tanto tiempo, en el 89, en el 2001 y demás, los bancos se quedan con la plata de la gente, y sin embargo la gente sigue poniendo la plata en los bancos y sigue desconfiando de las compañías aseguradoras, ¿no? Es como que el sector bancario tiene la capacidad de renacer del descrédito absoluto para recuperar credibilidad pero nosotros permanecemos permanentemente en el descrédito... lo concreto acá es que no hay ninguna obligación  de aceptar la compañía que impone el otorgante del crédito.

Lo primero que hay que aclarar acá es que no se trata de contratos conexos, no hay conectividad entre el contrato de seguros y el contrato de crédito porque no hay un fin común. Nosotros acá tenemos cuatro contratos: tenemos tres contratos principales que son el contrato de compraventa, el contrato de crédito y el contrato de seguro, y además, hay un accesorio de prenda sobre el contrato de crédito, ¿sí?

Entre el contrato de compraventa y el de crédito hay conectividad porque hay un fin común. En el de seguro no, entonces yo soy libre para contratar con quien quiera y no tengo ninguna obligación legal para aceptar lo que el otorgante del crédito me quiera imponer para garantizar su cuota cero, como explicaba el entrevistado anterior.

En principio tenemos dos normas: por un lado de IGJ y por otro lado del Banco Central. La IGJ tiene una norma del 2004 que establece la obligación para el otorgante del crédito de ofrecer una lista de por lo menos cinco compañías y el Banco Central tiene una norma del 2013 que establece tres compañías, pero esas son obligaciones de ofrecer, no hay una obligación de aceptar por parte de quien va a comprar el automóvil y saca el crédito. ¿Entonces cuál es el argumento? Te dicen “el acreedor prendario tiene interés en la conservación del bien”…eso es mentira, el acreedor prendario no tiene un interés asegurable porque aunque el bien se destruya el crédito sigue en pie y vos tenés que seguirlo pagando.

Lo que en todo caso hay que tratar de hacer acá -dependiendo de las herramientas procesales que haya en cada provincia, porque el Derecho Procesal es provincial-, es conseguir un presupuesto por fuera del que te ofrecen, tal vez en la misma compañía, y presentarlo a la concesionaria o al banco que te está dando el crédito, y ellos estarían obligados a aceptarlo, porque si ese presupuesto es igual o menor ante la misma cobertura, tienen la obligación de aceptarlo.

TdS: Así de directo. Sin tanta vuelta, sin tanta invocación a ningún artículo del Código Civil y Comercial ni nada.

OB: No. Porque es verdad que de hecho hay una práctica que es abusiva en la cual muchas veces te hacen firmar la aceptación a la compañía de seguros que ellas te ofrecen, o sea que vos estás aceptando sin saber lo que firmaste. Esa es una cláusula abusiva que habrá que hacerla caer judicialmente.

TdS: Sí, está metido dentro de todo el clausulado, como decía Garasini…en la cuarta te dicen que tenés que asegurar el bien y en la séptima te dicen "elegí una de las cinco".

OB: Exactamente. Te dicen que vos “por libre elección” determinás que tu compañía va a ser tal o cual, pero esa es una cláusula absolutamente abusiva porque desequilibra los derechos de los contratantes a favor de uno sin contraprestación hacia el otro, a favor del predisponente del contrato de seguros que es el contrato típico por adhesión.

La cuestión es, para ser bien prácticos, eso es una práctica abusiva del otorgante del crédito que no está respaldada por ninguna obligación legal; ellos tienen obligación de ofrecer, pero vos no tenés obligación de aceptar. Que ellos tengan interés en la conservación del bien es mentira, porque fijate lo que decía Marcelo antes, durante años te obligaron a tener la cobertura básica pero si vos querías cambiar a todo riesgo no podías, te tenías que conformar con la C, entonces si realmente tuvieran interés en la conservación del bien y vos querés tomar una mayor cobertura te tendrían que recibir con los brazos abiertos, pero ese no es el argumento.

El argumento es hacer negocio bancario financiero a través de la obligación de contratación del seguro; entonces lo que vos tenés que hacer es ir a una compañía, quizás a la misma (porque generalmente te ofrecen compañías de buena reputación), a esa o a una similar y pedir una cotización para la cobertura que ellos te dan o que vos querés contratar, a través de tu productor o directamente en la compañía, y seguramente ese presupuesto que la aseguradora te va a dar, va a ser mucho menor a lo que el otorgante del crédito te está planteando.


Llevando eso te tienen que dejar ejercer tu derecho a la libre elección, que es un derecho que a partir del dictado del Código Civil y Comercial unificado está estrictamente consagrado en un artículo de la ley, como el 956, el que define el contrato, después el 958 dice: "las partes son libres para celebrar un contrato y determinar su contenido"; el 990 dice: "Las partes son libres para promover tratativas erigidas en la formación de un contrato", y ahí entraría la posibilidad de contratar a través de un productor asesor y demás.

Repito; no hay ninguna norma o disposición legal que te ate a acotar tu decisión entre las compañías que te ofrecen; hay una obligación de ellas de ofrecerlas, no una obligación tuya de aceptarlas. Lo que sí hay es una práctica abusiva que te lleva a confundir la obligación de ellos con una obligación tuya.

suscribir