Edición Nº 500 18 de November
Lo que pasó en Tiempo de Seguros
Dr. Gustavo Yusti

Luego abordamos el análisis de diversos siniestros recientemente acontenidos relacionados con barcos y sus consecuencias, para lo que contamos con la palabra del Dr. Gustavo Yusti, abogado especializado en transporte y averías marítimas.

TdS: Gustavo, comencemos por el caso del Maersk Honam, un portacontenedores de gran tamaño, un siniestro muy importante para el mercado, que visto desde acá parece que a nadie le importa porque pasa en la otra punta del mapa, pero tal vez un asegurado nuestro tenía mercadería sobre ese buque y ahí empieza a interesarnos. La empresa declaró la avería gruesa y queremos preguntarte a vos qué es una avería gruesa y que nos des un ejemplo.

GY: Es muy interesante el tema, y además es un término al que no están acostumbrados quienes no hablan de temas marítimos o responsabilidades marítimas. Cualquier mercadería que se transporte por agua está sujeta a que pase algo de esto, y les puedo asegurar que ocurre con mucha más frecuencia que nos podamos imaginar, no solamente en Argentina sino en cualquier parte del mundo.

Ustedes saben que las mercaderías que se transportan desde lejos, sobre todo desde Oriente, en general no viajan de manera directa al puerto de Buenos Aires, sino que hacen transbordo en algún otro puerto, y entonces una carga que un cliente de ustedes, un importador, exportador, puede haber comprado en China de golpe puede encontrarse con que le ocurrió un siniestro como el que ustedes señalan.

La avería gruesa es un término sobre el cual yo prefiero hacer una traducción más literal del término inglés y hablar de avería general o avería común. Los dos tipos de averías a los cuales puede estar expuesta una mercadería que se transporta por vía marítima son la avería particular, es decir, cualquier daño que afecta a la mercadería o al interés de un particular (por ejemplo si la mercadería se roba, se daña, se pierde) o puede ser una avería que -como en el incendio de este buque- afecte a toda la comunidad que forma parte de esta navegación marítima, o sea, a los dueños de todas las mercaderías que están a bordo del contenedor; recordemos en este caso que estamos comentando, había prácticamente 8.000 contenedores a bordo del buque.

TdS: Y el 10% de eso se encuentra afectado.

GY: Y a su vez cada contenedor puede tener 10, 20, 30 o más distintos dueños de mercaderías, por lo tanto imagínense la enorme cantidad de intereses que están involucrados en este viaje, sumado al dueño del buque, todos los transportistas que son intermediarios en la venta de fletes, y toda esta gente se ve beneficiada o perjudicada por un incendio como el que ha ocurrido en este caso, o por algún otro tipo de siniestro que forme parte de lo que se conocen como beneficiados por el instituto de la avería gruesa o avería común.

Entonces la diferencia básica entre la avería particular y la avería común (general o gruesa) es que la primera afecta a un particular, y la segunda afecta a todos los intereses marítimos, y lo importante que es el seguro que cubre estos riesgos.

Cualquier póliza que involucre mercaderías que se transporten por agua tiene cobertura para avería gruesa, a la cual en general no le damos mucha bolilla pero si la leemos vemos que tiene cobertura de avería gruesa o avería general.

Cuando ocupa un siniestro como el de estas características, imagínense ustedes, 8.000 contenedores, y en cada contenedor 10, 20 o más importadores o dueños de mercaderías distintos, más el dueño del buque, más todos los que venden fletes al mayoreo y al minoreo, la cantidad de intereses vinculados o sujetos que se perjudican en un siniestro como este. Imaginen también la complejidad que significa repartir los gastos que se incurren entre toda esta gente…eso es lo que lleva mucho tiempo, y el comercio internacional se caracteriza justamente por todo lo contrario, porque los tiempos tienen que ser cortos. Un contenedor llega a puerto, se tiene que descargar, se tiene que entregar, y la mercadería se tiene que vender.

Y acá el seguro es tan importante que es la única garantía, junto con las garantías bancarias, que se aceptan o que acepta la gente que determina cuánto paga cada uno, para poder entregar la mercadería cuando llega a puerto. Es muy importante la póliza de seguros para los importadores, tan importante que en algunos países del mundo o algunos importadores contratan las pólizas de seguros de transporte solo por esta garantía de avería gruesa.

TdS: Gustavo, te preguntamos cómo se liquida un daño. Suponete que yo tenía mercadería en este buque, fui comunicado de la avería gruesa pero tengo mi cobertura de seguro. ¿Cómo se liquida en cuanto a plazos? Porque el barco tal vez está varado en Singapur, no sé si mi mercadería fue dañada o no…

GY: Sí. Es interesante, es complejo, y de nuevo resalta la importancia de la cobertura de seguros. Suponete que tenés una mercadería que fue afectada en este siniestro y la están esperando acá en Buenos Aires; no sabés si la mercadería se dañó o no se dañó y por supuesto que un contenedor varado en Singapur -más allá de la pérdida de control para el asegurado o importador- tiene una cantidad de costos que significa, de peritajes, de estadías y demás. Todo esto por supuesto está cubierto por la póliza de importación o la póliza de transporte en el riesgo marítimo.

Si la mercadería fue dañada, la póliza se va a activar indemnizando lo que es la avería particular (es decir el daño que afectó al importador, al interés del particular) pero además la póliza va a brindar una garantía, como si fuese una caución, para que se libere la mercadería y no la retenga mientras se determine cuánto va a pagar cada uno como contribución de avería gruesa -que esto puede tomar hasta cuatro años-.

TdS: Ahora te traemos al Río de la Plata, donde vemos que cada vez con más frecuencia se están produciendo siniestros, en este caso el choque de dos embarcaciones particulares que terminó con la muerte a una pasajera de una de ellas. Se hizo mucho hincapié en el tema de alcoholemia y los límites de alcohol en sangre. ¿Se puede conducir alcoholizado en Río de La Plata? Calculo que poder se puede, el tema es ver si esto está sancionado.

GY: Es un tema que ya lo hemos conversado en varias oportunidades y la importancia de la cobertura de seguros de responsabilidad civil para las embarcaciones deportivas, algo que en Argentina insólitamente no es obligatorio y lo digo de esta manera, porque es obligatoria la cobertura de seguro para el auto, es obligatorio tener una cobertura de responsabilidad para el transporte aéreo y no es obligatorio para el transporte marítimo…

Estamos viendo que accidentes ocurren y van a ocurrir con más frecuencia a medida que vayan habiendo más vehículos náuticos. En relación a lo que preguntás respecto a la alcoholemia ocurre lo mismo que en el transporte automotor donde cada provincia regula los niveles de alcohol en sangre permitidos.

En el río pasa lo mismo, la única diferencia es que quien lo regula es la Prefectura Naval Argentina. La Prefectura en el año 2011 ha sacado una reglamentación determinando el nivel permitido de alcohol en sangre para la navegación, que está en 0.5 o 500 miligramos. Esto es lo permitido para la navegación.
En este caso, la verdad no estoy al tanto de las particularidades del mismo, pero por lo que ha trascendido en los medios periodísticos el conductor de una de las embarcaciones ha superado ese nivel, por lo tanto ahí hay una responsabilidad adicional.

TdS: Sí. Es interesante evaluar esto en cuanto a que por ejemplo en el mercado automotor por lo general las compañías hasta un miligramo de alcohol en sangre enfrentan el reclamo de siniestro sin rechazarlo por alcoholemia. Habría que ver qué ocurre con este caso, vamos a seguirlo de cerca a ver cuál es la postura cuando ocurre en el río con respecto a cuándo ocurre en tierra.
 
GY: Es interesante no sólo ver lo de los niveles de alcohol en el río; a diferencia de lo que ocurre con un accidente de tránsito de autos, además hay una cantidad muy importante de reglas que deben seguirse para la conducción náutica, y que en lo general el nivel de alcohol suele venir de la mano de otro incumplimiento de otra regla de navegación, para que ocurra un accidente.

TdS: En este caso se menciona que una de las embarcaciones venía de contramano. En el río, aun cuando no estén separadas, está claro de que hay manos y contramanos.  

GY: Está claro cuál es la vía que le corresponde a cada uno, no sólo en la navegación recta si también no en la curvas. Las reglas náuticas son muy extensas, quizá mucho más extensas que las reglas de tránsito, y en general lamentablemente no todos los conductores náuticos las conocen como debieran.

TdS: Por último te llevamos a otro tema que ocurrió hace poquito tiempo: un catamarán utilizado como discoteca, alguien decide tirarse al río (vaya a saber por qué situación) pero lo que nos llevó a pensar es: ¿cómo se asegura un catamarán cuando uno le va a dar un destino diferente al de por ejemplo transporte de personas? En este caso, vamos a poner una discoteca sobre el mismo. ¿Tenemos que hacer algo con la póliza?

GY: La respuesta es sí, de hecho existen coberturas específicas. Quiero aclarar que no es el caso más común; los seguros más habituales son para el transporte benévolo o gratuito, que es el deportivo o de placer, o el transporte oneroso de pasajeros. No es habitual este tipo de actividades como la que ocurrió el siniestro, pero sí existen coberturas específicas -de hecho en el mercado argentino las hay-, para este tipo de eventos, donde cubre la responsabilidad no sólo del propietario de las embarcaciones sino los organizadores de los eventos.

TdS: A estar atento siempre el productor de seguros cuando se entera de que va a haber un destino diferente al original; siempre preguntar para lograr una cobertura adecuada.

GY: Definitivamente. Porque en el transporte y en los seguros náuticos, el cambio de destino es una de las exclusiones de cobertura más habituales.

suscribir