Edición Nº 546 19 de March
Fallos que Interesan
La importancia de la denuncia de venta
Fallo de la Corte de Chubut: Titular registral que hizo denuncia de venta no responde por accidente de tránsito

Con motivo de un accidente de tránsito, el juez admitió una demanda de daños interpuesta por la víctima y condenó solo al conductor codemandado. Apelado el fallo, la Cámara extendió la condena al titular registral, quien había realizado una denuncia de venta tiempo antes de ocurrido el siniestro.

El caso llegó al Superior Tribunal de Justicia de la Provincia del Chubut, que revocó parcialmente el decisorio y eximió de responsabilidad al titular registral, en los autos “S. T., R. c. V. L. M. y otros s/sumario (daños y perjuicios)”, el 18 de octubre del año pasado.

El Tribunal entendió que, por aplicación del art. 27 del Decreto Ley 6582/1958, modificado por la Ley 22.977, al vendedor solo le basta, para eximirse de responsabilidad, probar su oposición a que el vehículo siga circulando mediante el mecanismo creado al efecto por la normativa automotor, esto es, la denuncia de venta.

En esa línea de razonamiento, aseveró que la norma no exige que aquel acredite haber realizado la entrega del automotor al comprador, como lo entendió la Cámara de Apelaciones provincial.

“La letra del art. 27 no deja resquicio para la duda, es claro y categórico. Para exonerar de responsabilidad al titular registral, el texto legal sólo requiere de su parte, la “simple comunicación” de que se hizo la tradición del automotor, no fija ningún plazo perentorio para efectuarla; ni exige comprobación de lo comunicado. Asimismo, estipula que admitida la comunicación el procedimiento se desarrollará de oficio por el propio registro”, explicaron los jueces del Alto Tribunal chubutense.

“Si bien el Régimen Jurídico del Automotor debe interpretarse armónicamente con el resto del ordenamiento jurídico (...), no es razonable, so pretexto de aplicar esenciales principios del derecho de daños, como el in dubio pro victimae, prescindir en general del RJA, y en particular de la herramienta legal creada específicamente para proteger al dueño vendedor ante la desidia del comprador en no concretar la transferencia”, prosiguieron los magistrados.

En tal sentido, el Tribunal Superior provincial aseveró que la sentencia de Cámara era arbitraria, en tanto los camaristas omitieron en su análisis que la denuncia de venta fue recibida, admitida y registrada en el legajo del automotor por el registro y, además, obviaron las consecuencias jurídicas que produjo, esto es, la revocación de la autorización para circular y el pedido de secuestro del bien, dispuestas por actos administrativos del Jefe del Registro.

“De este modo, desconocieron las competencias atribuidas legalmente al encargado del registro y dejaron de lado principios elementales en materia registral, como los de legalidad, calificación y presunción registral; y al mismo tiempo, otros de derecho administrativo, como el de legitimidad y estabilidad de los actos administrativos”, indicaron los jueces.

Por su lado, el juez Vivas, en su voto, coincidió con lo desarrollado por el juez Donnet, en cuanto a que el art. 27 mencionado no exige la demostración de la efectiva tradición del bien, sino la simple comunicación de que la misma se efectuó.

Citó, al respecto, el precedente “Camargo” de la Corte Suprema de Justicia —”Camargo, Martina y otros v. Provincia de San Luis y otra”, 21/05/2002, JA 2003-II-275—, donde el Máximo Tribunal ratificó la postura sustentada en “Seoane” —”Seoane, Jorge O. v. Provincia de Entre Ríos, 19/05/1997, La Ley On Line—, sosteniendo que “La norma mencionada creó en favor del titular registral un expeditivo procedimiento para exonerar su responsabilidad —que consiste en efectuar unilateralmente la denuncia de que ha hecho tradición del vehículo al adquirente—, con el propósito de conferirle protección legal frente a la desidia o negligencia del comprador que omite registrar la transferencia” y que “la eficacia legal de tal medio de prueba se dirige, esencialmente, a relevar a quien el registro indica como propietario de la necesidad de demostrar que ha perdido la disponibilidad material del automotor con motivo de su venta, al haberlo entregado a terceros "por quienes él no debe responder". Como consecuencia de ello, la ley presume que el vehículo fue usado contra su voluntad.”

Por último, el juez Vivas aseveró que “el mero desconocimiento de la denuncia de venta de un automotor presentada por el demandado en una acción de daños no tiene relevancia para exigir prueba complementaria acerca de su autenticidad, pues en aquélla se certifica la inscripción en el Registro de la Propiedad Automotor, constituyendo un instrumento público que hace plena fe hasta tanto sea argüido de falso”.

(La Ley)

suscribir