Edición Nº 555 27 de May
Columnistas
PÓLIZA DE AUTOMOTORES (segunda parte)
Por el Lic. Roberto Mecca

En esta ocasión, haré referencia a la denominada póliza básica del seguro obligatorio de responsabilidad civil (artículo 68 de la Ley de tránsito Nro. 24.449.8 ) (SORC)

Riesgo cubierto:

El Asegurador se obliga a mantener indemne al asegurado y/o a la persona que con su autorización conduzca el vehículo objeto del seguro (en adelante el conductor) por cuanto deban a un tercero solo por los conceptos e importes previstos en la cláusula correspondiente, por los daños personales causados por ese vehículo o por la carga que transporte en condiciones reglamentarias, por hechos acaecidos en el plazo convenido en razón de la responsabilidad civil que pueda resultar a cargo de ellos.

El asegurador asume esta obligación únicamente a favor del asegurado y del conductor por los conceptos y límites previstos, por cada acontecimiento ocurrido durante la vigencia del seguro.

La presente cobertura ampara a las personas transportadas mientras asciendan o desciendan del habitáculo.

La extensión de la cobertura al conductor queda condicionada a que éste cumpla las cargas y se someta a las cláusulas de la presente póliza y de la ley como el mismo asegurado al cual se lo asimila. En adelante, la mención de asegurado, comprende en su caso al conductor. 

Límite de responsabilidad:

Se cubre la responsabilidad en que se  incurra por el vehículo automotor objeto del seguro por los daños y con los límites que se fijan por muerte e incapacidad total y permanente por persona, incapacidad parcial y permanente: por la suma que resulte de aplicar el porcentaje de incapacidad padecida sobre el monto previsto para el caso de muerte o incapacidad total y permanente.

Dicha incapacidad parcial y permanente se sujetará al baremo que figura en el cuadro de la cláusula nueve del contrato y un  límite por acontecimiento en caso de producirse pluralidad de reclamos igual al doble previsto para el caso de muerte o incapacidad total y permanente.

Se cubre además la obligación legal autónoma por gastos sanatoriales y gastos de sepelio, fijándose montos máximos para cada uno de ellos.

Los gastos sanatoriales y de sepelio serán abonados por la aseguradora al tercero damnificado, a sus derechohabientes o al acreedor subrogante, dentro del plazo máximo de cinco días contados a partir de la acreditación del derecho al reclamo respectivo, al que no podrá oponérsele ninguna defensa sustentada en la falta de responsabilidad del asegurado respecto del daño.

Vale  decir, que las entidades aseguradoras deberán cubrir los gastos sanatoriales y de sepelio por un accidente de tránsito, sin necesidad de probarse la responsabilidad del asegurado.

Se fija, además, un límite por la totalidad de los reclamos que se efectúen ante la aseguradora.    

Límites actuales:

De acuerdo a la normativa de la Superintendencia de Seguros los actuales límites son:

Por muerte e incapacidad total permanente por persona $ 1.000.000
Por la misma situación para más de un damnificado $ 2.000.000
Gastos sanatoriales $ 45.000.
Gastos de sepelio $ 24.000.

Nótese que la suma asegurada en concepto de responsabilidad civil es muy inferior a la que se establece en el conocido como de contratación optativa y por supuesto los costos también son distintos.

A través de la resolución 271/2018 la Superintendencia de Seguros de la Nación, aprobó una guía informativa para reclamar el cobro de la obligación legal autónoma (O.L.A), aprobando una serie de formularios de reclamo que figuran en distintos anexos de la circular.

Exclusiones a la cobertura:

Son situaciones excluidas de la cobertura:

•    por hechos de lock-out o tumulto popular, cuando el asegurado sea partícipe deliberado en ellos.
•    mientras sea conducido por personas que no estén habilitadas para el manejo de esa categoría de vehículo por autoridad competente.
•    por exceso de carga transportada, mal estibaje o acondicionamiento de envase.
•    mientras esté remolcado a otro vehículo autopropulsado, salvo el caso de ayuda ocasional y de emergencia.
•    mientras tome parte en certámenes o entrenamientos de velocidad.

El asegurador no indemnizará los daños sufridos por:

•    el cónyuge o integrante de la unión convivencial en los términos del artículo 509 del Código Civil y Comercial de la Nación y los parientes del asegurado o del conductor hasta el tercer grado de consanguinidad o afinidad (en caso de sociedades los de los directivos);
•    las personas en relación de dependencia laboral con el asegurado o el conductor en tanto el evento se produzca en oportunidad o con motivo del trabajo;
•    los terceros transportados en exceso de la capacidad indicada en las especificaciones de fábrica o admitida como máximo para el uso normal del rodado, o en lugares no aptos para tal fin.
•    las personas transportadas en ambulancias en calidad de pacientes.

Baremo:

Con el fin de posibilitar la determinación del porcentaje indicado para la incapacidad parcial permanente, en las condiciones contractuales se inserta un baremo en el que se aprecia la división del cuerpo humano en tres partes, (cabeza, miembros superiores y miembros inferiores), asignándose un valor para cada pérdida anatómica o funcional.

La tabla es similar a la que se establece en el seguro de accidentes personales.

Hasta la próxima.

suscribir