Edición Nº 563 20 de October
Internacionales
Reclamo multimillonario
Grandes artistas demandarán a Universal Music por perder sus grabaciones en un incendio

La lista de posibles artistas perjudicados es descomunal. Abarca toda la historia del rock desde Cab Calloway hasta Eminem. La tragedia sería incalculable en términos artísticos.

Para los términos económicos, los abogados de cinco artistas (Soundgarden, Hole, Steve Earle y los herederos de Tupac Shakur y Tom Petty) presentaron este viernes una demanda colectiva en los juzgados federales de Los Ángeles contra Universal Music por negligencia en la custodia de los másteres de sus grabaciones y por ocultarles las consecuencias reales de un devastador incendio sufrido en los archivos de la compañía en Hollywood en 2008. Los artistas piden 88 millones de euros (100 millones de dólares) en daños y abren la demanda a todo aquel que crea que puede haber sido perjudicado.

El 1 de junio de 2008 se produjo un incendio en los archivos de los estudios Universal en Hollywood que destruyeron por completo una de las naves del complejo. En aquel entonces, la compañía informó de que solo se había perdido en el fuego “un número pequeño de cintas y otros materiales de artistas desconocidos de los años 40 y 50”, según se recoge en la demanda. Las imágenes de aquel día muestran a los bomberos sacando latas de película de entre los escombros. Oficialmente, se trataba de un archivo de cintas de vídeo y copias. No se había perdido ningún material irremplazable.

El pasado 11 de junio, The New York Times Magazine publicó una extensa investigación en la que aseguraba que en realidad aquel edificio era el archivo de grabaciones máster de música más importante de Universal, que allí se guardaba el material más preciado de la compañía, grabaciones que datan desde los años 40 hasta la actualidad. La investigación cita un documento interno marcado como “confidencial” que dice que el número de “bienes destruidos” asciende a 118.230. Un trabajador citado por el artículo cree que en realidad fueron alrededor de 175.000 piezas. En otro informe confidencial, Universal reconocía que “alrededor de 500.000 canciones” se habían perdido bajo las llamas. El artículo lo califica como “el mayor desastre de la historia de la industria de la música”. La demanda se basa casi íntegramente en este artículo.

Estos detalles no solo eran nuevos para el público. En seguida trascendió que los propios artistas de Universal no habían sido informados nunca del verdadero alcance del incendio. Esta ocultación es una de las bases de la demanda presentada este viernes, junto con la negligencia por las condiciones en las que estaba guardado el material. “A día de hoy, Universal Music Group (UMG) sigue sin informar a los demandante de si sus másteres fueron destruidos en el incendio”, dice el documento.

Tras el incendio, UMG consiguió una indemnización de las aseguradoras por valor de 150 millones de dólares. Sin embargo, no informó de esto a “los artistas cuyo trabajo fue destruido en el fuego”, afirma la demanda, a pesar de que según sus contratos habrían tenido derecho al 50% de ese dinero. La demanda reclama ese 50% y además el 50% del valor de todas las pérdidas no cubiertas por las aseguradoras.

Los nombres de los demandantes parecen la alineación de una estantería de una aficionado al rock. La banda Soundgarden, formada en 1984 y que está con A&M (después Universal) desde 1988. En nombre del rapero fallecido Tupac Shakur firma Tom Whalley, albacea de sus bienes que administra el Afeni Shakur Trust. Jane Petty, la viuda del recientemente fallecido Tom Petty. Hole, el grupo de Courtney Love. Y el guitarrista Steve Earle. Todos ellos tienen razones para pensar que sus grabaciones máster fueron destruidas en el incendio, afirman en la demanda.

Se trata de una demanda colectiva. De ser aprobada por el juez, permitirá que se sumen todos aquellos artistas que se consideren en la misma situación. Según la investigación periodística que ha dado lugar a la demanda, en el fuego se perdieron originales de la antigua compañía Decca, entre ellas grabaciones de Louis Armstrong, Duke Ellignton, Al Jolson, Bing Crosby, Ella Fitzagerald y Judy Garland. Las cintas originales del catálogo de Billie Hollyday se perdieron en su totalidad.

También, “muy probablemente”, se destruyeron las grabaciones en multipista de Chuck Berry para la antigua casa Chess. Entre los másters de Chess estaban artistas como Muddy Waters, Howlin’ Wolf, Willie Dixon, Bo Diddley, Etta James, John Lee Hooker, Buddy Guy y Little Walter. No se sabe cuáles de sus grabaciones se han perdido para siempre. Según el Times, “prácticamente todos los masters de Buddy Holly se perdieron en el fuego”, así como buena parte de las grabaciones de John Coltrane para Impulse. (El País)

suscribir