Tu nombre: Comentario:
Tu mail:
 
Edición Nº 568 24 de August
Internacionales
Aseguradoras británicas evaluarán el impacto del clima en los mercados
A pedido del Banco de Inglaterra

El Banco de Inglaterra está pidiendo por primera vez a las aseguradoras británicas que evalúen cómo el calentamiento global podría afectar el valor de las acciones y los bonos que poseen, y su potencial para perjudicar a los mercados financieros.

El banco central, que regula la industria de servicios financieros del Reino Unido, incluyó tres escenarios relacionados con el cambio climático en una prueba de esfuerzo más amplia de cuán robusta sería la industria en tiempos de tensión. Está pidiendo respuestas para el 31 de octubre.

El ejercicio, que comenzó en junio, es parte de un esfuerzo más amplio del presidente del Banco, Mark Carney, por centrar la atención de los inversionistas tanto en cuestiones medioambientales como en cómo estas están creando nuevos riesgos para el sistema financiero.

Después de que casi 200 países respaldaran el Acuerdo de París de 2015 sobre cambio climático, acordando límites a las emisiones de combustibles fósiles, las economías de todo el mundo están agregando regulaciones sobre la contaminación del carbón y estimulando la inversión en energías renovables como la eólica y la solar.

“Lo más interesante es la forma en que la prueba de estrés cambiará la forma en que las aseguradoras piensan sobre estos sectores en particular”, afirma Mark Lewis, jefe global de investigación de sostenibilidad en la unidad de gestión de activos de BNP Paribas SA.

Los tres escenarios climáticos formulados por la Autoridad de Regulación Prudencial (PRA, por sus siglas en inglés) del banco son de naturaleza “exploratoria”. Estas “narrativas hipotéticas” están diseñadas para “promover la discusión sobre cómo los modelos de negocios y los balances pueden necesitar adaptarse, no para evaluar la capacidad de recuperación financiera actual”, dijo en un documento de directrices publicado el 18 de junio.

Bajo el escenario más dramático, la acción global rápida para detener el cambio climático resulta en una “transición desordenada”. Sugiere “parámetros de choque” donde las acciones de las compañías petroleras caen 42% en tres años y los usuarios de carbón pierden dos tercios de su valor. Los fabricantes de automóviles también sufrirían, ya que los motores tradicionales serían desechados en favor de los vehículos eléctricos.

Otro escenario prevé una transición ordenada y un calentamiento en la atmósfera que se mantiene muy por debajo de los 2 grados Celsius en comparación con los niveles preindustriales. La economía cambiaría hacia cero emisiones de carbono para 2050.Una tercera perspectiva es un endurecimiento de las regulaciones ambientales, lo que resultaría en un calentamiento de 4 grados para 2100 y cambios más significativos en el clima.

Los supuestos establecidos por la PRA son “deliberadamente no exhaustivos, ya que el objetivo de este análisis de escenarios es de naturaleza investigativa”, dijo el regulador. “La PRA reconoce que para diferentes carteras, la materialidad de los peligros de catástrofes naturales y las clases de activos afectados serán diferentes”.

El ejercicio puede llevar a los accionistas a ver a las aseguradoras como una perspectiva más arriesgada, asegura David Lunsford, cofundador y jefe de desarrollo de Carbon Delta AG, que asesora sobre riesgos climáticos y brindó su opinión a la PRA a medida que elaboraba su solicitud.

“El interés de la PRA es mirar los escenarios más extremos”, dijo. “Si bien muchas personas piensan que las aseguradoras entienden los desastres naturales lo suficiente como para hacer frente al cambio climático, el problema presentará muchos desafíos. Algunas compañías de seguros podrían estar más expuestas de lo esperado antes de las pruebas”.

Los escenarios elegidos por el Banco de Inglaterra no son necesariamente resultados esperados. Reflejan un “cambio particularmente abrupto” y parecen tomar nota de cómo funcionan los mercados, según Edwin Anderson, socio del consultor de gestión Oliver Wyman.

“Los posibles impactos en los ingresos a corto plazo podrían conducir a grandes caídas en el valor de las acciones”, dijo Anderson, cuya firma también contribuyó al análisis de la PRA. Una de las especialidades de Anderson es asesorar a los reguladores de seguros sobre los riesgos dentro de las aseguradoras particularmente complicadas.

Aviva Plc, una aseguradora, dijo que ya ha estado evaluando los riesgos relacionados con el clima y promoviendo una mejor comprensión del problema dentro de los mercados financieros.

“Aviva publicó recientemente su divulgación financiera relacionada con el clima, que proporciona detalles de una medida de valor en riesgo climático, basándose en una variedad de escenarios de calentamiento climático, que estamos desarrollando para proporcionar una visión holística y prospectiva de la transición relacionada con el clima y los riesgos y oportunidades físicos para nuestro negocio”, dijo un funcionario de la compañía de seguros en un comunicado.

Steven Findlay, jefe de regulación prudencial del grupo industrial de la Asociación de Aseguradoras Británicas en Londres, acogió con beneplácito el ejercicio.

“Esto alienta tanto a las empresas como a los reguladores a considerar las implicaciones del cambio climático para el balance general de las aseguradoras, hoy y en el futuro, y cómo deberían gestionarse mejor”, dijo Findlay. “Esperamos ver las conclusiones el próximo año”.

Lewis, de BNP, dijo que los escenarios podrían desencadenar una reflexión profunda sobre cómo reaccionarán otros inversionistas a los desarrollos políticos sobre el medio ambiente en los próximos meses y años.

La PRA no tiene la intención de revelar los resultados de las pruebas para aseguradoras individuales y publicará un resumen de los resultados en el primer trimestre de 2020. (EFE)

suscribir