Edición Nº 568 23 de August
Columnistas
Los Seguros de Responsabilidad Civil (Tercera Parte)
Por el Lic. Roberto Mecca

Continúo con el análisis de otras coberturas específicas de responsabilidad civil.

HECHOS PRIVADOS IMPUTABLES AL ASEGURADO Y/U OTROS

Conocida generalmente como RC privada, este rubro también puede ampararse a través de las pólizas de combinada familiar.

El principal elemento a considerar es que el amparo excluye todos los hechos que se vinculen con la actividad profesional, industrial, comercial o laboral del asegurado.

Riesgo cubierto:

El asegurador se obliga a mantener indemne al asegurado por cuanto deba a un tercero hasta la suma máxima fijada,  en razón de la responsabilidad civil como consecuencia directa de hechos privados, imputables al asegurado y/o su cónyuge o conviviente en aparente matrimonio siempre que convivan con él y/o los parientes que convivan con el asegurado y/o cualquier otra persona por quien el asegurado sea legalmente responsable.

Asimismo queda igualmente cubierta la responsabilidad civil causada por el suministro de alimentos y la responsabilidad civil emergente de la tenencia de animales domésticos de las especies y cantidad indicada en el frente de póliza, excluyendo las enfermedades que pudieran transmitir.

Esta cobertura es independiente de la que debiera contratar el tenedor o poseedor de un animal considerado peligroso y que deba ser amparada por un seguro específico.

Riesgos excluidos:

El asegurador no cubre, salvo pacto en contrario  la responsabilidad civil del asegurado que surja de la existencia de pileta de natación en su vivienda permanente o transitoria. Vale decir, que debe contratarse como cobertura adicional.

Para este último caso como tasa sugerida en la tarifa referencial se estipula como adicional 1/3 de la tasa básica.

POR LA GUARDA Y/O DEPÓSITO DE VEHÍCULOS EN GARAGE Y OTRAS ACTIVIDADES SIMILARES

Conocida generalmente como RC garage, esta cobertura  puede otorgarse a otro tipo de actividades (lavaderos, talleres mecánicos, playas de estacionamiento, talleres de chapa y pintura, etc.). Se comentan a continuación algunos conceptos relacionados con el caso más común de garages.

Cabe recordar que el garagista es un custodio de bienes ajenos (custodia y guarda jurídica) y por lo tanto responsable de los daños que éstos puedan sufrir, siendo una obligación a título oneroso y de resultado.

La carga de la prueba para acreditar su  falta de responsabilidad a consecuencia de hechos de caso fortuito o fuerza mayor (imprevisible e inevitable) estará a su cargo.

Con relación a la sustracción de vehículos no existen dudas sobre la responsabilidad del garajista en caso de hurto (que es perfectamente previsible), pero distinta fue la situación planteada ante casos de robo mediante asalto a mano armada.

Se estimaba que no resultaría lógico suponer que un juez considerara que una persona, en este caso un sereno o playero expusiera su vida para cuidar un bien material.

No obstante, existen antecedentes judiciales que lo hacen responsable al dueño del garage cuando por ejemplo, el lugar no contaba con las medidas de seguridad apropiadas. Por ejemplo un solo sereno para atender tres plantas, falta de sistemas de filmación, etc. 

Cabe recordar algunos fallos en este sentido:

“...El delito de robo (aún a mano armada) se ha transformado en previsible para la empresa dueña del garage, que al fijar el precio de sus servicios debe considerarlo dentro de sus costos fijos...”.

“... El garagista tiene que haber observado las diligencias mínimas exigibles a quien lucra con la guarda de automotores y que, por eso mismo, debe extremar precauciones para evitar la comisión de hechos semejantes o por lo menos atenuar sus consecuencias...”

“... El asalto a mano armada a garages no constituye un hecho imprevisible y debe ser computado como un riesgo propio de la actividad. El único remedio adecuado a las circunstancias creadas por la actividad del garajista es obtener un seguro por cuenta ajena sobre los vehículos del garage; haber tomado un seguro de responsabilidad civil no suple tal obligación y compromete su responsabilidad personal frente al propietario del rodado. El asalto a mano armada, en estos casos, no exime de responsabilidad al garajista...”

De cualquier forma, si judicialmente el asegurado es considerado responsable, el asegurador deberá asumir el compromiso.

Cabe comentar, asimismo, que esa responsabilidad de parte del asegurador no será tal cuando el hecho obedezca a razones de engaños o estafas, tales como indicar que es un familiar del dueño del auto a quien debe llevar al médico por encontrarse enfermo, autorizaciones por teléfono de entrega del rodado, etc.

Se analizarán a continuación algunas situaciones que suelen presentarse, en siniestros que involucran a esta cobertura:

Vehículos dejados en playas de estacionamientos con ticket:

Hay responsabilidad del dueño de dicha playa por casos de sustracción del vehículo por hurto o  daños por accidente o incendio que imposibiliten el traslado de la unidad por sus propios medios.

No puede responsabilizárselo por falta de bienes dejados en el vehículo ni por daños parciales al mismo. Cuando ingresa no se le hace un inventario de su aspecto o de los bienes que puede traer en su interior o su estado de chapa y pintura. 

Vehículos dejados en una cochera pública, con abono mensual:

Tratándose de alquileres mensuales y no existir constancias de ingreso y salida de vehículos en base a tickets diarios (solo el recibo mensual), el establecimiento debería contar con un registro de entradas y salidas u otros medios (filmación) para documentar el movimiento. De lo contrario se presume la responsabilidad del garage.

Vehículos dejados en la vía pública en estacionamientos medidos (parquímetros o con tarjetas):

No generan otra obligación que la de ceder un espacio para estacionar, no siendo  responsables en caso de daños o sustracción del vehículo. No figura la identificación del vehículo.

Vehículos dejados en playas de estacionamiento de supermercados, shoppings  u otras  actividades comerciales:

Si bien han existido fallos contradictorios, por lo general prevalece la responsabilidad del establecimiento porque el propósito comercial es el de atraer clientes aunque el cliente no compre. Pueden darse casos de personas que utilizan las playas de estacionamiento de los supermercados simplemente como guarda de vehículos sin costo (especialmente aquellas situadas cerca de las bocas de ingreso a subterráneos o cerca de estadios de fútbol).

En estos casos resultaría simple que ante la sustracción de un rodado en la calle que no cuente con seguros, el propietario lo denuncie como dejado en la playa de estacionamiento de un supermercado, haciéndolo responsable a éste.

La mayoría de los fallos indican que si bien el estacionamiento es gratuito, el mismo configura una prestación accesoria al objeto principal del supermercado que no se ofrece en forma desinteresada, sino en su propio beneficio; esto es, atraer la mayor clientela frente a otros establecimientos que no cuentan con ese servicio.

También consideran que si el supermercado contrató un seguro de responsabilidad civil ante la posible ocurrencia de tales hechos, demuestra tener un interés económico, aceptando o reconociendo su responsabilidad.

Finalmente en contraposición a estas posiciones, un fallo indicó que no hay responsabilidad del supermercado no existiendo vínculo contractual dado que se otorga una simple facilidad de estacionamiento y que el supermercado o shopping “... no controla el ingreso ni la salida de los vehículos de su playa de estacionamiento, de modo que no están en condiciones materiales de custodiar lo que no controlan...” (CCC, sala D, del 2/5/2000). 

Cobertura:

De acuerdo con las condiciones generales para los seguros de responsabilidad civil y las  condiciones de cobertura específicas el asegurador cubre hasta las sumas máximas fijadas por cada riesgo, la responsabilidad civil del asegurado como consecuencia de uno o más hechos que se mencionan a continuación por cada siniestro o serie de siniestros que sean la consecuencia de un mismo acontecimiento.

•    pérdida o daño a vehículos automotores de terceros de cuatro o más ruedas, con exclusión de los bienes que se encuentren dentro o sobre dichos vehículos, mientras que se hallen guardados dentro del local cubierto mencionado en el frente de póliza y siempre que en el mismo no se efectuaren trabajos de soldadura ni con soplete; únicamente cuando sean causados por:
•    incendio o explosión.
•    robo o hurto: En caso de robo o hurto de un vehículo, queda también comprendido en la cobertura el robo o hurto de sus piezas y accesorios, como así también los daños al mismo, siempre que se demuestre que tales pérdidas o daños hayan sido causados como consecuencia del robo o hurto del vehículo.
•    caída desde pisos, plataformas o elevadores hidráulicos. A los efectos de esta cobertura se entiende por caída el desplazamiento al vacío en forma vertical y no un simple deslizamiento por plano inclinado.
•    muerte o lesiones a terceros por incendio o accidente que ocurran dentro del local mencionado en el frente de póliza o en la entrada al o a la salida del mismo.

Asimismo, queda cubierta la responsabilidad en que puede incurrir el asegurado por eventuales lesiones a terceras personas o daños a cosas de terceros, ocurridos fuera del local mencionado en el frente de póliza, causados por un vehículo guardado en dicho local, por el uso indebido por parte del personal del asegurado.

Riesgos excluidos:

Quedan excluidas las responsabilidades emergentes como consecuencia de:

•    procesos de reparación, restauración o modificación del local mencionado en el frente de póliza, en forma directa o indirecta.
•    directamente de trabajos que se efectúen a los vehículos.

Cargas del Asegurado:

Es carga especial del o de los asegurados:

•    cumplir con las disposiciones de la autoridad pública inherente a la explotación del local;
•    mantener cuidador o sereno en el local, en forma permanente. Esta carga no rige durante el horario en que la puerta o cortina metálica del garage esté cerrada con llave y siempre que a ningún usuario se le facilite llave para entrar o salir.

Cláusulas adicionales:

Se fijan condiciones para coberturas adicionales sobre:

•    responsabilidad Civil por automotores guardados en playa de estacionamiento al aire libre;
•    responsabilidad civil por vehículos automotores guardados en talleres mecánicos y/o de electricidad y/o de chapa y pintura y/o gomerías y/o estaciones de servicios que expendan combustibles líquidos y/o gas natural combustible y/o lavaderos;
•    garages en casas de departamentos con o sin cocheras individuales y con entrada y salida común para los vehículos;
•    garages particulares para uno o dos vehículos;
•    garages y playas de hoteles;
•    vehículos automotores guardados en playas de estacionamiento y/o cocheras abiertas de hoteles con sereno o cuidador;
•    vehículos automotores guardados en playas de estacionamiento y/o cocheras abiertas de hoteles sin cuidador o sereno permanente;
•    cobertura de motocicletas.

Hasta la próxima.

suscribir