Edición Nº 589 26 de January
Seguridad Vial
Establecen normas más estrictas para sacar la licencia
La eterna cantinela de los cuatriciclos en la Costa

Este verano todos los que quieran circular con un cuatriciclo o UTV, que son los pequeños utilitarios 4x4 de estructura tubular, y estén por renovar la licencia, tendrán que hacer un curso especial para poder manejar esos vehículos. Es por una reglamentación de la Agencia de Seguridad Vial que entró en vigencia en enero del año pasado, aunque pasó a tener efecto real esta temporada. Los que tengan la licencia para manejar auto o moto desde antes de esta normativa y les venza más adelante estarán habilitados para conducir. En el partido de Pinamar estos vehículos y los cuatriciclos solo podrán circular por los senderos seguros y zonas habilitadas.

El procedimiento para sacar la licencia bajo esta nueva normativa es el mismo, solo que se agregan algunos puntos adicionales. Deberán hacer un examen teórico que se rinde en la misma jurisdicción donde el aspirante sacó la licencia para conducir un auto o una moto, y un examen práctico que deberá rendirse en las pistas habilitadas y no necesariamente debe coincidir con esa jurisdicción. Hay pistas en Pinamar, Villa Gesell, Mar del Plata y Monte Hermoso. El teórico tendrá que ver con la señalética y el manejo en playa, mientras que el práctico contará con ascensos, descensos y otras pruebas de destreza al volante.

"Previo a la temporada 2019, hubo una modificación de la ley de tránsito que prohibió que los cuatriciclos y UTV circulen por el tejido urbano, a menos que los municipios habiliten zonas seguras para circular. Estas son todo un entramado de calles que te permiten acceder a todos los locales o puntos de servicios que vas a necesitar si tenes uno de eso vehículos y, además, te permiten llegar a todas las zonas seguras. Son 30 calles en total que están trazadas de norte a sur y de este a oeste", explicó Juan Lamarque, secretario de gobierno del partido de Pinamar.

Para circular también deberán llevar casco y antiparras, un seguro de responsabilidad civil y un banderín de dos metros de alto para ser advertidos antes de llegar a la cumbre de un médano.

En caso de no cumplir con estos requisitos o cometer alguna falta al volante, las multas variarán entre los 300 y 1000 puntos fijos. Cada uno de estos puntos toma como referencia el valor del litro de la nafta Infinia de la YPF en La Plata, que hoy está a $58. Si los conductores no tienen la licencia especial se les cobrará una multa de 300 puntos fijos y, si no hay otro que esté habilitado para manejar, se le quitará el vehículo. "Esto se hace así porque si no estas medidas serían meramente recaudatorias", agregó Lamarque.

La zona de Pinamar para circular en estos vehículos se llama La Frontera. Tiene playas anchas y médanos, donde la gente solo circula cerca de la orilla. Los UTV pueden tener motores más grandes que los 1000 centímetros cúbicos por lo que alcanzan una gran velocidad, aun cuando la arena imponga cierta resistencia.

En febrero del año pasado, Paula Betbeder, de 34 años, falleció cuando volcó con su UTV, en el que viajaba por los médanos, el vehículo era conducido por otra persona que resultó ilesa. Ellas se accidentaron en la zona norte del distrito, en un área de playas ubicada a 2.000 metros de donde finaliza el circuito seguro reservado para circular. Según las fuentes policiales, iban a gran velocidad y sin cinturón de seguridad.

Parado frente a un UTV negro está Mariano Cardozo, de 42 años. Él no estaba al tanto de esta nueva normativa y agradeció el dato porque en unos meses tendrá que renovar la licencia y pedirá que también le sirva para manejar estos vehículos. "Está bien, todo lo que sea para ganar en seguridad me parece genial. La realidad es que la gente hace muchas idioteces, hay que poner muchas normas porque si no esto se desbanda. Veo también mucha irresponsabilidad, hay gente que tiene la licencia, pero nunca manejó en su vida e, igualmente se compran un cuatriciclo o un UTV gigante y se largan a manejar a todo lo que da, y así después pasan las cosas".

Sentada arriba de un cuatriciclo rojo, Yanina Bustamante, sostiene que no hay que poner cada vez más normas, que después la gente ya no sabe ni qué tiene que hacer o con qué tiene que cumplir: "Hay que llevar mil cosas encima, siempre te falta algo. La verdad que es difícil cumplir con todo. Yo creo que hay que educar a la gente para que no se mande macanas, eso sí va a generar un cambio de verdad. Pero los que manejamos prudentemente nos pasa que nos vemos abrumados por millones de normas". (La Nación)

suscribir