Edición Nº 599 09 de April
Noticias de la Semana
¿No fue accidental?
Misiones: cobra fuerza la teoría de un incendio intencional en el aserradero Taeda

La hipótesis de un ataque intencional continuaba siendo hasta el último sábado, la principal hipótesis que tienen los investigadores en relación a las causas que desencadenaron el descomunal incendio que se inició el viernes  por la noche y que en cuestión de horas destruyó gran parte de las instalaciones del aserradero Taeda, ubicado a la altura del kilómetro 1521 de la ruta nacional 12, a unos 300 metros del acceso norte a la localidad de Montecarlo. 

Ante esta posibilidad que fue tomando mayor fuerza durante las horas posteriores al siniestro, ayer efectivos de la Policía local tomaron declaración testimonial a una gran cantidad de testigos, entre trabajadores y propietarios de la firma a los fines de confirmar o descartar dicha versión. 

Sobre estos aportes trascendió por fuentes cercanas a la pesquisa que varios de los trabajadores manifestaron tener una muy mala relación con los dueños del aserradero y denunciaron además algunos malos tratos dentro del ámbito laboral, aunque todos negaron rotundamente cualquier tipo de implicancia en el hecho.

Algunos trascendidos indicaban el sábado, que los propios dueños habrían apuntado varios nombres como posibles responsables del siniestro, aunque hasta el cierre de esta edición no se había comunicado oficialmente desde la Policía ningún detenido.  

Lo que sí es sabido es que si bien no se registraron lesionados, más de 100 familias terminaron afectadas de forma directa por el hecho debido a que el aserradero era su principal fuente de trabajo.  

Según pudo reconstruir este medio, durante más de quince horas casi un centenar de rescatistas, entre bomberos voluntarios de las localidades de Jardín América, Capioví, Puerto Rico, Garuhapé, Eldorado y Montecarlo, trabajaron incansablemente para sofocar el fuego que se expandió en todo el predio del aserradero.  

De acuerdo al relato de vecinos de la zona, se tomó conocimiento del incendio cerca de las 21 del viernes y, en cuestión de minutos, ardió gran parte de la producción de terciados y otros productos a base de madera. 

Con la ayuda de los empleados, los propietarios de la firma retiraron como pudieron las pertenencias de las oficinas y también lograron rescatar dos máquinas del lugar.   

Personal de Bomberos Voluntarios de Montecarlo de inmediato acudió al llamado de auxilio en el lugar, aunque al ver  que se trataba de un siniestro de grandes dimensiones y pocas veces visto en la localidad, solicitaron rápidamente la ayuda de los cuarteles de las localidades vecinas. De esta manera, evitaron que las llamas llegaran a la caldera y al tendido eléctrico.

En el lugar se logró evitar que el fuego ponga en peligro la planta de secado, la caldera y las oficinas donde funciona toda la parte administrativa. 

La empresa emplea a más de 100 trabajadores de la zona, por lo que hay una gran preocupación sobre el futuro económico de cada una de ellos, ya que tomará tiempo recuperar el lugar y las pérdidas son millonarias.

Quienes tienen a su cargo determinar las causales del siniestro aguardaban ayer que se extingan los últimos focos ígneos en el lugar para comenzar con las distintas labores periciales. 

Más allá de la posibilidad de que se podría tratar de un hecho intencional, no se descarta por completo que el fuego pudo haberse originado en la zona de desechos de producción, que es aserrín,y que, a causa de la sequía, rápidamente se propagó. También ayer circularon versiones de que se registraron varios focos de incendio en las últimas semanas en la zona. 

Además de las dependencias bomberiles antes nombradas, también prestaron colaboración más que importante en el lugar camiones cisterna de los municipios de Montecarlo y 9 de Julio. También intervino el personal del establecimiento Don Guillermo de Santiago de Liniers y todas las dependencias de la Policía local. 

Incluso, integrantes del Ministerio de Salud Pública del hospital de área de Montecarlo colaboraron en la asistencia a los bomberos por el golpe de calor, quemaduras leves  y otros requerimientos sanitarios.

Por su parte, la Cooperativa de Electricidad de Montecarlo, ante las intensas llamas, realizó un corte general de energía eléctrica en toda la localidad, de manera preventiva para evitar posibles accidentes. Dicho corte duró varias horas y una vez descartado el riesgo en la Línea  32 kW se volvió a restablecer el servicio.

Un mensaje de voz en la red de mensajería instantánea WhatsApp, enviado por una persona que al parecer sería empleado de la empresa Taeda, se hizo viral a las pocas horas de conocerse el feroz incendio. Y es que durante los 56 segundos que dura el audio esta persona -cuya identidad no trascendió y cuenta en primera persona lo ocurrido- apuntó la responsabilidad en el hecho a tres individuos. “Hola familia, ¿cómo andan? Una situación crítica en el aserradero, en la laminadora Taeda. Unos hijos de p... nos prendieron fuego y nos quedamos sin laburo. 110 familias se quedan sin el pan de cada día por tres hijos de p...”, afirmó el interlocutor. Luego, describió los minutos de tensión y preocupación que se vivian en el lugar. Incluso, de fondo se escuchan las sirenas de las autombombas y de las ambulancias. “Yo estoy bien, la mayoría de la gente estamos bien porque justamente estábamos esperando para cobrar y se empezó a prender fuego (...) vienen las ambulancias, hay bomberos sin oxígeno pero esto es una locura”, afirma.

(Fuente: El Territorio)

suscribir