Su email: Comentario:
Mail de su amigo :
 
Edición Nº 609 03 de July
Opinión
Una visión de estos tiempos de cuarentena
Por Daniel Riera, colega P.A.S. de Mar del Plata

Estimados amigos de Tiempo de Seguros:

A vuestro pedido, comparto les este relato de nuestra situación actual en Mar del Plata y mi opinión de lo que viene en nuestro mercado.

Pude volver a la Oficina con horario reducido, para terminar de ordenar el cambio, pero seguimos trabajando en casa por un tiempo más. Durante el “aislamiento”, todo llevó más esfuerzo, pero pasamos esa ola, sin baja en las pólizas vigentes y con la cobranza al día.

Vienen nuevos tiempos y creo que tenemos que revisar muy a fondo:

•    Nuestra forma de trabajar

•    Nuestra estructura de costos

•    Reforzar al máximo nuestra capacidad de adaptación al cambio.

Con relación al tema de los descuentos, creo que se están mezclando muchas cosas en ese análisis.

•    ¿Que la Cías no podían o debían hacerlos, porque ya venían complicadas con sus resultados?

En nuestro mercado hay operadores para todos los gustos:
A) Los que hacen un esfuerzo grande y operan ajustados a los Normas, Conceptos Técnicos y Buenas Prácticas;
B) Los que confunden, en menor o mayor medida, el componente de “aleatorio” que tiene el seguro, con algo muy peligroso como “la timba”; y
C) Los que no entendemos como están (y casi todos sabemos quienes son ...)

•    ¿La siniestralidad bajó o no bajó? No hay una única respuesta ni una sola verdad.

Cuando surgen estas preguntas, no podemos dejar de analizar el tema desde nuestro punto de vista y desde el punto de vista de nuestros Asegurados. En mi caso lo veo así:

•    Mar del Plata es una ciudad cerrada y sitiada, de la que no se puede entrar ni salir; con una circulación muy restringida (aunque algunos pocos no la respeten)

•    Yo como usuario, tengo dos autos en el garage de casa que, desde el 20 de Marzo hasta el día de hoy, no hicieron en conjunto más de 60 kilómetros (para hacer las compras una vez por semana).

•    En nuestra cartera en ese período de 2019 tuvimos 32 (treinta y dos) siniestros en el Ramos de Autos, y en el mismo período en el 2020, solo 6 (seis), menos del 20%. Un 30% de descuento, no es una locura; locura es operar normalmente, muy por debajo de la prima necesaria (modo timba, o modo “fantasma”)

•    No era justo analizar por quien usaba el auto o no. A los que no lo usaban, fue justo y razonable, en este contexto aplicarle un descuento; al los que lo usaron poco (mucho menos de lo habitual), salvo muy raras excepciones, eran profesionales de la salud, o vinculados a actividades “esenciales”. ¿¿ Era justo castigarlos ??, creo que no, el médico, la enfermera o la mucama de un sanatorio, iba hasta su lugar de trabajo y volvía a su casa, en el marco de una ciudad con la circulación reducida a su mínima expresión. Esto en todo el interior de la Provincia se repite, en cada localidad, en cada pueblo, está todo paralizado...hoy para circular por una ruta se necesita poco menos que un permiso del Vaticano.

•    La siniestralidad bajó; si se pueden o no hacer los descuentos, entra en el análisis de la calidad de cada operador, es una decisión comercial y como tal, queda librada a la decisión de cada uno. En esta zona, las aseguradoras líderes y de primera línea, todas acompañaron  a los Productores, con ese “gesto” comercial, con distintas formas, en distintas proporciones, pero todas con la finalidad de retener y fidelizar la cartera vigente.

•    Lo que se viene es incierto, hoy no sabemos cual es el precio de un auto, lo que podemos estar seguros, es que cuando esto se reactive, el costo de los repuestos y de las reparaciones, se va duplicar como mínimo, casi todos están vinculados al dólar.

•    Y cuando llegue el momento de las actualizaciones de Sumas Aseguradas y Premios, ¿¿también va a aparecer el planteo de a quién le corresponde ?? o ¿¿quién lo puede pagar y quién no ??

•    Los medios de comunicación “bastardearon” este análisis, incentivando a la gente a ir a reclamarlo a su Aseguradora, como si fuera un derecho adquirido; y en algunos casos, fue tomando declaraciones de funcionarios de aseguradoras con carteras de autos muy chicas (o con situación de Caja "muy inestable”), que con una visión oportunista, habían comenzado a instalar el tema, con un objetivo de captación y crecimiento, que se escuchó como mezquino y poco creíble.

Esto es solo una opinión, una forma de ver nuestra actividad, no es una verdad absoluta.

Un gran abrazo, con el aprecio y el reconocimiento de siempre por lo que hacen.

Daniel L. Riera
P.A.S. Mat. N° 61464



suscribir