Su email: Comentario:
Mail de su amigo :
 
Edición Nº 613 05 de July
Amigos por el Mundo
Vivir un sismo, en primera persona
Por Rubén Quilindro

Amigos les voy a contar una nueva experiencia y digo nueva porque a pesar de haber vivido varios sismos en Chile y también en México en otras épocas, cada reacción es totalmente nueva.

En Chile en el año 2010, me ha tocado sufrir temblores mucho mas importantes y con distintas oscilaciones, verticales y horizontales. En Chile, el sismo más recordado ocurrió el día 28 de Febrero de 2010, en horas de la madrugada, con una magnitud de 8,8 u 8.9, grados en la escala de Richter, con una duración de 4 minutos, cerca del epicentro y de aprox. 2 minutos en  Santiago.  Parece poco, pero créanme es una eternidad.

Si bien ese sismo no lo sufrí, si estuve en replicas posteriores alguna de las cuales superaron los 7 de magnitud, con epicentro en el propio continente, lo que hace que se sienta más fuerte. En este caso sabemos que México es uno de los países que está expuesto a este tipo de eventos.

En el mes de Setiembre de 2017, se registró un importante sismo que produjo muchos daños y muertes en la propia Ciudad de México, pero mucho menor que el de Chile del 2010. En esa ocasión estuve trabajando unos meses, pero no recuerdo haber notado réplicas importantes.

Hoy, llevo algo más de tres meses, viviendo en la Ciudad de México, y me toco vivir un sismo muy pequeño, pero con epicentro a 5 cuadras de mi casa. Fue de muy corta duración y nos dimos cuenta porque se movió la cama y la lámpara del dormitorio. Cuando reaccionamos ya todo estaba tranquilo.

Distinto fue el de ayer, donde escuchamos que comenzaron a sonar las alarmas que se encuentran en la vía pública. Estas alarmas suenan segundos antes que se pueda advertir las ondas del sismo.

Estaba trabajando con la computadora, alerté a mi esposa, tomamos la mochila, con los electrónicos y una pequeña valija que esta junto a la puerta de salida, con ropa y documentos y bajamos las escaleras llegando a la calle donde ya se encontraban un importante número de personas que salían de todos los edificios.

Por supuesto ante la emergencia se podían observar que la gente estaba vestida con todo tipo de atuendos. Es decir que salieron como estaban vestidos dentro de la casa.

Sin dudas es un momento estresante, que ni siquiera puede ser superado con el tiempo, a decir de mis compañeros de trabajo, que en su mayoría son mexicanos y no se acostumbran a estos eventos. Luego de unos minutos, y habiendo contado con la teoría, puedo decir que funcionó en la práctica. Afortunadamente, luego de unos minutos y ya más tranquilos, todos los vecinos regresamos a nuestras viviendas sin que se registraran daños.

Superado ese momento, y luego de hablar con todos los colegas de la oficina, sabiendo que estaban bien, comenzamos a ver las noticias y a prepararnos para la eventualidad.

En algunas ciudades cerca del epicentro y también en la Ciudad de México, algunos edificios sufrieron problemas, siendo estos desalojados. Es importante mencionar que varios de estos edificios ya habían sufrido daños en el sismo del 2017 y se agravaron con el reciente.

Es importante mencionar que el tipo de construcciones deben cumplir las regulaciones que exige el código de construcción, con sistemas anti-sísmicos; se pueden observar como característica que las medianeras deben ser independientes y con un espacio entre ellas, cosa que el movimiento de un edificio no afecte al lindero.

Una vez registrado el evento y el aviso de daños, en primera instancia a través de Ingenieros registrados, la Autoridad Pública, realiza un análisis in situ de los edificios que se reportaron con daños.

En primera instancia los profesionales, documentan los daños y determinan si los mismos son estructurales o no y por ende si pueden seguir ocupados o deben desalojarse.

Si bien las personas que posean seguro hacen las denuncias a su Aseguradora, es la Autoridad Pública que determina el estado de habitabilidad del edificio.

Parece irreal pero no todos los que cuentan con seguros de casa habitación contratan el adicional de riesgos catastróficos. No así las empresas, que en mi experiencia son las que más contratan las coberturas de catástrofes.

Es importante mencionar que las Condiciones y Modalidades de la prestación para terremoto, son distintas a las de Incendio en general. En las industrias poseen límites de cobertura distintos (mas bajos), limites catastróficos en conjunto, mayores deducibles y coaseguros del propio Asegurado, que son indicados en las Condiciones Particulares de las Pólizas.

En lo referente a la cobertura por terremoto, el país esta dividido en zonas, que identifican las probabilidades del riesgo y de acuerdo a cada zona se adecuan los Condiciones de Cobertura.

Previo a los sismos que se registraron en Septiembre de 2017, el nivel asegurado de casa habitación era del 5%, después de los sismos ese porcentaje según estimaciones realizadas, habría registrado un incremento del 200%. No obstante dicho incremento, el mercado considera que existe una muy escasa cultura aseguradora.

Aún en niveles de clase media, los que cuentan con seguro de casa habitación, no cuentan en general con la cobertura de riesgos catastróficos.

Seguramente, mas de uno de nuestros amigos productores quisieran venir a México a vender coberturas.

A cuidarse, el COVID, nos tiene adentro y el sismo nos lleva afuera. Todo muy contradictorio.

Espero que les haya sido entretenido el relato y les envío un cordial saludo desde tierras Aztecas.

Ruben Quilindro
Crawford & Company


 




suscribir