Tu nombre: Comentario:
Tu mail:
 
Edición Nº 634 05 de December
Lo que pasó en Tiempo de Seguros
Dr. Fernando Mariona
Abogado

El pasado sábado comenzamos nuestra emisión analizando los riesgos y las responsabilidades que plantea la telemedicina, con una extensa cuarentena que profundizó la problemática que se genera a partir de la atención a distancia -consultas por videoconferencia y prescripción de recetas por internet- y para analizar cómo juega la cobertura de mala praxis médica en estos casos contamos con la palabra del Dr. Fernando Mariona, abogado especializado en la materia.

TdS: Dr. Mariona, recientemente publicó una interesante nota sobre este tema. Le planteamos inicialmente el tema de la telemedicina, que ya tiene un régimen específico con varios años de vigencia.

FM: Sí, en efecto, desde hace mucho tiempo se viene trabajando en el tema telemedicina. En Argentina fundamentalmente se comenzó con el traslado de las imágenes; obteníamos diagnósticos por imágenes y luego que se comenzamos con esta especie de teleasistencia, o teleconsulta.

Ahora cuando comenzó el periodo de la pandemia o la cuarentena, el uso de la telemedicina y la teleconsulta tuvo que multiplicarse en razón de que las personas estaban muy temerosas de trasladarse desde sus domicilios, las personas me refiero a aquellas que no tenían patologías COVID, sino que tenían otras patologías que venían arrastrando desde hace años, patologías de base, que estaban en tratamiento pero que no querían acercarse a las instituciones médicas y entonces tanto las empresas de medicina prepaga, como los establecimientos asistenciales en general y sobre todo los privados, comenzaron a desarrollar esta cuestión del tratamiento de la teleasistencia a través de lo que se llama telemedicina.

Vamos a dejar de lado hoy la discusión que hay, tanto desde el punto de vista jurídico, en cuanto a la bioética, respecto a la telemedicina, porque no nos va a alcanzar el programa. Pero lo que sí ocurrió, fue que al poco tiempo, los asegurados y las compañías de seguros que dan la cobertura de responsabilidad profesional médica, comenzaron a preocuparse respecto a si tenían o no la cobertura, o sea la cobertura ante la práctica realizada por esta modalidad, y ahí surgieron varios temas muy interesantes todos ellos, sobre todo porque en general las compañías no contestaban inmediatamente que sí, que existía la cobertura, sino que comenzaron a implementar programas para el manejo de telemedicina, reglas de buenas prácticas, etcétera. Con lo cual, vía condiciones particulares, algunas compañías de seguros, a través de sus pólizas comenzaron a "regular" (entre comillas) esta cobertura.

Eso por un lado, y por otro lado se planteaba la cuestión de esas especialidades, donde una de las que más se utiliza es la psicología, los licenciados en psicología y los psiquiatras también utilizan mucho este servicio de telemedicina. Después se comenzó a limitar con otras especialidades, sobre todo en casos en los que era el primer paciente, es decir cuando el médico no conocía el paciente es prácticamente imposible y muy fácil de entender que la teleasistencia pueda ocurrir entre un médico y un paciente, cuando el médico conoce totalmente a ese paciente.

Así, finalmente algunas compañías dijeron que sí y otras lo limitaron al tiempo de la pandemia. Nosotros en el artículo que vos mencionas de la revista médicos, decimos que tiene que ver con el dictado del DNU 260, que extendió la ley de solidaridad social y reactivación económica hasta marzo, entonces las compañías de seguros decían que la cobertura de la teleasistencia o de la telemedicina a los médicos, por cualquier reclamo, iba a ser otorgada hasta que se diera por finalizada la pandemia o hasta la vigencia del DNU 260, que sería en marzo de 2021.

En el ínterin, lo que sí ocurrió, fue la presentación de varios proyectos para la regulación de la actividad de la telemedicina, de los cuales hubieron algunos muy interesantes, sobre todo porque solucionaban el famoso tema de la jurisdicción entre comillas, de la atención de los médicos. Con esto, quiero decir, que por ejemplo en la provincia de Buenos Aires, un médico que está registrado para la práctica de la medicina en el distrito 3, no podía atender a un paciente que viniera de lo que sería el distrito 4, porque entonces no tendría una matrícula habilitada para ejercer sus prácticas de telemedicina en ese distrito 4. Entonces, este proyecto lo que hacía muy inteligentemente era, en vez de solucionar el problema de la jurisdicción, daba de alguna manera solución inclusive al tema del seguro también, porque sería tomar como nodal el hecho generador del daño.

A lo largo de la nota el Dr. Mariona nos contó lo siguiente:

- "No existen todavía antecedentes siniestrales de teleatención o de reclamos vinculados con la telemedicina"
-  "Todavía en este tema quedan muchos puntos a resolver, que se podían haber resuelto con la Ley"
- "El proyecto, que está con media sanción, resuelve el tema de la historia clínica y el consentimiento informado y resuelve el problema de la habilidad y la certificación que debería tener el médico, que se va a dedicar a atender dentro de su especialidad, vía telemedicina o teleasistencia"
- "Estamos en el siglo 21 y creo que esta cuestión de la teleasistencia y teleconsulta le está dando una enorme posibilidad a los médicos argentinos y en general a los médicos de todo mundo, para que pueda atender pacientes en otras ubicaciones geográficas y de que el seguro amplíe su ámbito de cobertura"

Para acceder al audio completo de la nota haga click en el siguiente enlace:

https://soundcloud.com/tiempodeseguros/dr-fernando-mariona-programa-del-14-11-2020

suscribir